La solución a tus necesidades legales

Delito de amenazas y coacciones

Dirección no encontrada
Ej: Dirección de tu casa o trabajo, García Noguera,...

Añadir pregunta

Preguntas sobre delito de amenazas y coacciones

Añadir pregunta

jesus jesus - Lleida
buenas he recibido amenazas de un individuo por wasat , me ha enviado una foto de un cd con mi letra y puño de una copia de seguridad donde ademas de algunas fotos comprometidas se encuentran mis dni el de mi mujer datos bancarios de hacienda claves etc etc puedo denuncarlo. no cal decir que ese dvd ha sido sustraido sin mi consentimiento

Noelia García Noguera Noelia García Noguera
Estimado Sr.
Si tal y como usted manifiesta el CD mostrado en la fotografía es de su propiedad, y contiene información confidencial y privada, es evidente que la persona que le ha amenazado por WhatsApp se ha hecho con él de manera inconsentida, por lo que podría estar cometiendo un delito de amenazas y un delito de descubrimiento y revelación y secretos.
Estos hechos son perfectamente denunciable.
Si desea un asesoramiento personalizado, no dude en contactar conmigo.

Atentamente

--

Noelia García Noguera
http://legadoo.com/abogado_madrid/noelia-garcia-noguera/
25 de agosto de 2015


Añadir pregunta

¿Qué es delito de amenazas y coacciones?

 

El delito de amenazas está tipificado como tal dentro del código penal. Se entiende como delito de amenazas a aquel acto que pueda ir en contra de la tranquilidad personal en el normal desarrollo de la vida. En caso de tener cualquier duda respecto a los delitos de amenazas y coacciones, puede ponerse en contacto con un abogado especializado.

Publicaciones sobre delito de amenazas y coacciones

Añade una publicación

  Cerrar
  Cerrar
  Cerrar

Abogados Portaley.com Abogados Portaley.com
Expertos en Nuevas Tecnologías y Penal
Recurso de apelación interpuesto contra una sentencia que condenaba a un hombre por haber agredido y amenazado a otro, al que presuntamente le había causado lesiones permanentes en su mano derecha.

El denunciante se encontraba tranquilamente en su casa cuando, de repente, su mujer llegó afirmando que un vecino la había llamado “hija de puta”. El hombre, bastante extrañado, salió al rellano de la escalera, donde el referido vecino se encontraba discutiendo con su yerno. Entonces se desentendió de la discusión y se abalanzó contra el marido de la ofendida, que cayó al suelo como consecuencia de un empujón. El agresor también empujó a la hija del agredido.

Eso ocurrió el 20 de julio de 2007. Pues bien, varios días después, el 12 de octubre, cuando el hombre se encontraba en la calle charlando con dos conocidos -su cuñado y otro vecino-, el agresor se le acercó y le dijo “te voy a abrir la cabeza, hijo de puta”.

No fue hasta que tuvieron lugar esas amenazas cuando el hombre se decidió a denunciar los hechos, aunque la sentencia tardó bastante en dictarse (hasta el 18 de febrero de 2014) por el Juzgado de lo Penal nº 5 de Getafe.

En ella se le consideraba autor de un delito de lesiones (artículo 147 del Código Penal), por el que le impuso la pena de 6 meses de prisión, así como de dos faltas, una de maltrato de obra (por el empujón a la hija del denunciante) y otra de amenazas (por el comentario que realizó en la calle en presencia de dos testigos), por las que se le condenó a sendas penas de multa. Además, le obligaban a indemnizar a la víctima con 9.600€.

Sin embargo, la representación procesal del condenado presentó un recurso de apelación contra la sentencia. El recurso se fundamentaba en dos argumentos: de un lado, que las lesiones en la mano del denunciante no habían sido causadas por el acusado; del otro, que las faltas habían prescrito antes de que se dirigiera el procedimiento contra ellas.

Los Magistrados de la Sección nº 30 de la Audiencia Provincial de Madrid, Don Carlos Agueda Holgueras, Doña Pilar Oliván Lacasta y Don Carlos Martín Meizoso, tenían dudas con respecto a la causa de los problemas en la mano del agredido, ya que los informes médicos que había presentado eran de fecha muy posterior a los hechos (unos dos meses). ¿Tanto había tardado en acudir al médico?

Por lo tanto, si no apreciaban la existencia del delito de lesiones, que era el que marcaba el plazo para estimar prescritas las faltas (al ser el que mayor pena tenía prevista), tenían que atender a la prescripción de estas últimas, hecho que consideraban incontrovertible. Así que el 26 de enero de 2015 resolvieron el recurso. En él se absolvía al acusado del delito de lesiones, mientras que las dos faltas que se le imputaban se declararon prescritas.

Abogados Portaley.com Abogados Portaley.com
Expertos en Nuevas Tecnologías y Penal
Apelación de un hombre que había sido condenado por proferir algunas amenazas por WhatsApp a su mujer, de la que se estaba divorciando.

La pareja protagonista de este procedimiento judicial se encontraba en trámites de divorcio, en noviembre del año 2014, cuando el hombre, movido ciertamente por la frustración de la situación que estaba viviendo, le hizo llegar a su mujer, a través de la aplicación de mensajería WhatsApp, determinados comentarios de carácter ofensivo.

Además, los hechos se completaron el 2 de diciembre de 2014. Aquel día la mujer del acusado se encontraba en el interior de su vehículo acompañada de los dos hijos del matrimonio. Él se acercó y le hizo algunos comentarios hirientes. Sin embargo, no consta que la agrediese ni que le causase ningún tipo de lesión.

Los comentarios a los que nos referimos eran del siguiente tenor: “a todo el mundo le llega su hora”, “tu padre tiene los días contados”, “se sale de la cárcel, pero no del hoyo”, “eres una puta”, etc…

La mujer decidió denunciar los hechos, que fueron enjuiciados por el Juzgado de lo Penal nº 33 de Madrid. Le consideraron responsable de un delito continuado de amenazas en el ámbito familiar (artículo 171 del Código Penal), por el que le impusieron las penas de 70 días de trabajos en beneficio de la comunidad, privación del derecho a la tenencia y porte de armas durante 3 años y prohibición de acercarse a su mujer (a menos de 500 metros) o de comunicarse con ella durante 2 años.

Sin embargo, le absolvieron del delito de malos tratos familiares (artículo 153 del Código Penal), pues, como ya se ha mencionado, no se pudo acreditar que agrediera a la víctima.

El condenado recurrió la sentencia ante la Audiencia Provincial de Madrid, siendo competente la Sección 27ª de la misma. Tres eran las Magistradas encargadas de resolver el recurso: Doña María Tardón Olmos, que actuaba en calidad de Ponente, Doña Consuelo Romera Vaquero y Doña María Teresa Chacón Alonso.

El abogado del recurrente esgrimía, en favor de su defendido, que los comentarios que había hecho a su mujer no podían considerarse constitutivos de un delito de amenazas. Éstas tienen que ser graves, serias, susceptibles de intimidar a la víctima con la comisión de un delito… y no se daban todas esas circunstancias exigidas por el Tribunal Supremo.

La Audiencia revocó la primera sentencia y declaró absuelto al hombre de toda responsabilidad penal por los hechos enjuiciados. Así quedó establecido el 23 de marzo de 2015. Las costas del recurso se decretaron de oficio (ninguna de las partes tenía que abonarlas).

Publicidad

Especialistas en Delito de amenazas y coacciones recomendados

Publicidad
-




¿Tiénes dudas legales?
Click aquí para plantear tu pregunta