0

Sobreseimiento o archivo de la causa, cuándo y cómo se produce



En el ámbito penal, el concepto sobreseimiento puede ser considerado un sinónimo del término archivo de tal forma que cuando un juez acuerda el sobreseimiento de una causa, quiere decir que ha archivado la misma.

Dicho sobreseimiento constituye una resolución judicial que es efectuada a través de un auto judicial y podrá ser de cuatro tipos diferentes en función de su carácter definitivo o no, y en función de los acusados a los que afecte.

Atendiendo a su carácter definitivo o temporal

En base a su carácter definitivo o temporal, el sobreseimiento de una causa podrá ser libre o provisional.

El sobreseimiento libre o definitivo tiene lugar cuando el juez decide el archivo y cierre de una causa. Esto significa que ya no podrá ser reabierta en el futuro. Las razones que pueden motivar a un juez a adoptar esta decisión pueden ser tres:

  • Que el hecho que ha dado origen a la causa no esté contemplado como un delito en la legislación penal vigente.
  • Que no existan indicios racionales de que el hecho que ha originado la causa efectivamente se haya producido.
  • Que los acusados, ya sean en calidad de autores, de encubridores o de cómplices, carezcan de responsabilidad penal.

Ante cualquiera de las dos primeras circunstancias antes mencionadas, el juez podrá decretar “que la formación de la causa no perjudica a la reputación de los procesados”. Además, esta decisión judicial concederá al acusado o acusados el derecho de “perseguir al querellante como calumniador”. También el propio Tribunal podrá iniciar la persecución de oficio contra el querellante.

 

juicio_civil

 

 

Y en los casos en que el hecho que dio origen a la causa no sea constitutivo de delito pero sí de una falta, la causa se redirigirá al juez competente para que se celebre el juicio.

Por contra, el llamado sobreseimiento provisional supondrá el archivo temporal de la causa. Esto significa que, si en el futuro aparecen nuevas pruebas o indicios, la causa podrá ser reabierta. Esta decisión se toma cuando no ha sido posible identificar al autor o autores del delito aún cuando éste ha sido constatado, o bien cuando la comisión de dicho delito no ha sido debidamente justificada.

En aquellos casos en los que el juez dicte el sobreseimiento provisional de la causa, la fiscalía podrá seguir investigan hasta identificar al culpable del delito. Cuando estime que lo ha hecho, podrá solicitar la reapertura de la causa. Ahora bien, el tiempo corre, de tal forma que todo sobreseimiento provisional podrá transformarse en definitivo si el delito que dio origen a la causa prescribe, siendo el plazo diferente según el tipo de delito.

Atendiendo a quiénes afecta el sobreseimiento

El sobreseimiento, al margen de que sea libre o provisional, también podrá ser total o parcial. Esta circunstancia puede producirse cuando son varios los acusados del delito que ha dado origen a la causa. Así, el juez puede acordar que el sobreseimiento afecte a todos los acusados, por lo que será un sobreseimiento total, o bien que sólo afecte a alguno o algunos de ellos (sobreseimiento parcial). En este último caso, la apertura del juicio oral continuará para aquellos que no se hayan visto beneficiados por el sobreseimiento dictado por el juez.



Si necesitas contactar con Abogados recomendados, no dudes en consultar nuestro directorio por especialidades:
Abogados Civil - Abogados Penal - Abogados Derecho de Familia - Abogados Derecho Administrativo -

J. Alfocea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *