0

El procedimiento abreviado en penal: qué es y cómo se desarrolla



Dentro del procedimiento penal, el procedimiento es la modalidad que se emplea para juzgar delitos cuya pena de prisión no supera los nueve años, y también aquellos delitos que no contemplan pesas de privación de libertad, pero sí penas de cualquier naturaleza, cuantía y duración como la inhabilitación, la multa, etcétera.

Cómo se desarrolla el procedimiento abreviado

El procedimiento abreviado se desarrolla a lo largo de tres fases perfectamente definidas: fase de instrucción o de diligencias previas, fase intermedia o de preparación del juicio oral, y fase del juicio oral penal o vista oral.

1. Instrucción o de diligencias previas

La fase de instrucción es una fase de investigación que se desarrolla en el Juzgado de Instrucción que se corresponda con el partido judicial donde se ha producido el posible delito. Recordemos que en este momento, aún no se ha determinado la existencia de delito alguna pues el objetivo de esta fase de instrucción es recopilar toda la información que sea posible y que permita efectuar una acusación estableciendo las circunstancias y la naturaleza de ese supuesto acto delictivo, quién o quiénes han participado y cuál será el órgano competente que lo deba juzgar.

Cuando la Policía Judicial interviene en los hechos podrá tomar determinadas medidas entre ellas:

  • Identificar y tomar los datos de todas las personas que allí se encuentren
  • Retener todos los objetos que se encuentren en el lugar
  • Mover el cadáver, si lo hubiere, a un lugar adecuado siempre dentro de las circunstancias de los hechos.
  • Retener el permiso de conducción
  • Intervenir el vehículo
  • Citar a comparecencia judicial a las personas presentes en un plazo no superior a las 24 horas

Por lo que respecta a los perjudicados de los hechos acaecidos, éstos disfrutarán del derecho a recibir la protección que se estime oportuna, incluyendo la detención del presunto autor del delito si fuera necesario, la custodia más rigurosa de las pruebas existentes con el fin de que éstas no puedan ser alteradas en modo alguno ni desaparecer.

El presunto autor de los hechos será citado por el juez de instrucción, debiendo comunicar un domicilio en el que recibir las notificaciones. En caso de no poseer un domicilio fijo, también podrá designar a otra persona que las reciba en su nombre. El objetivo de ello es que, aún en ausencia del acusado, el juicio se pueda celebrar.

Además, si el juez de instrucción lo estima oportuno, podrá imponer al presunto culpable una fianza que garantice las responsabilidades derivadas del delito y las costas del proceso judicial. Y como antes decíamos, también podrá decretar su ingreso en prisión, o su libertad provisional.

Cuando la investigación de los hechos haya concluido, la tramitación continuará a través del procedimiento abreviado si bien también es posible pasar directamente al juicio oral, aunque esto sólo será posible si concurre alguna de las circunstancias siguientes:

  • Si el hecho delictivo corresponde al Juzgado de lo Penal por tener contempladas penas privativas de libertad inferiores a cinco años y pena de multa.
  • Si el fiscal y el acusado solicitan al Juez de Instrucción que los hechos delictivos sean enjuiciados de inmediato, en cuyo caso las actuaciones serán remitidas al Juez de lo Penal.

 

abogados-discapacidad

2. Fase de preparación del juicio oral

La finalidad de esta fase es determinar si procede o no la apertura de juicio oral y de ello se continuará encargando el Juez de Instrucción quien comunicará las actuaciones a las partes.

A continuación, las partes podrán:

  1. Presentar el escrito de acusación solicitando así la apertura del juicio oral.
  2. Solicitar el archivo o sobreseimiento de la causa, algo que también podrá acordar el juez en caso de considerar que no existe delito alguno que atribuir al acusado, incluso si la acusación y la fiscalía han solicitado la apertura del juicio oral. Antes esta decisión cabe recurso de apelación.
  3. Pedir la práctica de diligencias de investigación complementarias.

Una vez que el juez de instrucción acuerde la apertura del juicio oral, la parte  acusada recibirá las actuaciones para que así pueda presentar su escrito de defensa.

3. Fase del juicio oral

El juicio o vista oral tendrá lugar en el juzgado que corresponda según el tipo de delito que se va a juzgar y, salvo circunstancias excepcionales, regirá el principio de publicidad, lo que implica que cualquier ciudadano que lo desee podrá asistir como espectador del proceso

La vista oral se celebrará:

  • Ante el Juzgado de lo Penal si se trata de delitos que conllevan penas de privación de libertad no superiores a los cinco años y faltas relacionadas con dicho delito.
  • Ante la Audiencia Provincial, cuando la pena de cárcel contemplaba sea de cinco a nueve años, y faltas relacionadas.

El acusado, o acusados, deberá acudir asistido por abogado y procurador. Los podrá designar libremente, o se le asignarán de oficio. Si no se presente ni ha comunicado un domicilio de notificaciones, podrá ser declarado en rebeldía, y se ordenará su búsqueda.

Una vez comenzado el juicio, y después de las intervenciones del abogado de la acusación, de la defensa y del final, será el acusado el primero en comparecer. A continuación, lo harán los testigos y los peritos, encargados éstos de ratificar las pruebas en calidad de expertos en la materia. Esta parte es la que se conoce como “práctica de la prueba”.

Finalizada, las partes emitirán su alegato final y finalmente, el juez dictará sentencia, la cual no podrá incluir una condena mayor a la solicitada por cualquiera de las acusaciones, ni tampoco condenar al acusado por un delito diferente.

Frente a la sentencia podrá presentarse el recurso que corresponda  legalmente, siempre en el plazo de diez días a contar a partir de la notificación de la sentencia: ante la Audiencia Provincial, si fue dictada por el Juzgado de lo Penal, o ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional si fue dictada por el Juez Central de lo Penal, etcétera.

Algunas observaciones

El hecho de que un delito se comience a juzgar a través de un procedimiento abreviado no implica que con posterioridad, en caso de comprobarse que los hechos deberían ser juzgados por otro procedimiento, no se pueda abandonar el mismo para que su enjuiciamiento continúe por el proceso penal que corresponda según el caso, y sin que sea necesario anular las actuaciones y diligencias que hasta ese momento se hayan efectuado.

Todo procedimiento abreviado requiere de una querella o denuncia presentada por un particular, o a través de un atestado policial o por las diligencias practicadas por el Ministerio Fiscal para su inicio.



Si necesitas contactar con Abogados recomendados, no dudes en consultar nuestro directorio por especialidades:
Abogados Civil - Abogados Penal - Abogados Derecho de Familia - Abogados Derecho Administrativo -

J. Alfocea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *