0

Penas para el delito de coacciones



El delito de coacciones está previsto en los artículos 172, 172 bis y 172 ter del Código Penal. La RAE recoge la coacción como la “fuerza o violencia que se hace a alguien para obligarlo a que diga o ejecute algo”. No olvidemos que la coacción es una facultad de la Ley para imponer su cumplimiento, por lo que el delito de coacciones se entenderá realizado por aquellos que no estén legítimamente autorizados.

El artículo 172 señala el delito de coacciones como “impedir a otro con violencia hacer lo que la Ley no prohíbe” o “compeler a efectuar lo que no quiere, ya sea justo o injusto”. En el primer supuesto, se trata del caso en que alguien no te permita, por ejemplo, entrar en tu coche, pues se trata de una acción permitida por la ley. En el segundo lugar, se trata de la coacción in stricto sensu cómo, por ejemplo, que alguien te obligue a realizar. A ambos supuestos correspondería aplicar la pena de prisión de seis meses a tres años o de multa de 12 a 24 meses.

No obstante, cuando la coacción pretendiera impedir el ejercicio de un derecho fundamental, las penas se impondrían en su mitad superior, salvo que el hecho fuera delito con mayor pena. Igualmente, se impondrán en su mitad superior cuando la coacción tuviera por objeto impedir el legítimo disfrute de la vivienda.

La coacción leve se recoge en el 172.3, y solo es perseguible mediante denuncia del interesado o representante de este. Correspondería una pena de multa de uno a tres meses.

No obstante, de acuerdo con el artículo 172.2, las penas variarán cuando la persona agraviada fuera o haya sido la esposa o mujer con análoga relación de afectividad con el autor, en cuyo caso se aplicarían medidas accesorias recogidas en ese artículo y pena de prisión de seis meses a 1 año, o bien trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a ochenta días. Serán aplicables también cuando el agraviado fuera una persona especialmente vulnerable, que conviva con el autor.

Se impondrán dichas penas en su mitad superior si la amenaza se perpetra en presencia de menores, o en el domicilio común domicilio de la víctima, o tenga lugar quebrantando las penas expuestas en el artículo 48 o alguna medida cautelar o de seguridad. El Juez o Tribunal podrá, atendiendo a las circunstancias, imponer la pena inferior en grado.

La coacción matrimonial viene regulada en el artículo 172 bis del Código Penal, y consiste en obligar a otra persona a contraer matrimonio. Es castigada con pena de prisión de seis meses a 3 y seis meses, o multa de doce a veinticuatro meses.  La misma pena se impondrá si se obliga a abandonar el territorio español, o se impide a alguien regresar a él. Si en ambos casos la víctima fuere menor, se aplicará la pena en su mitad superior.

El artículo 172 ter señala un nuevo delito incluido en el Código Penal por la Ley Orgánica 1/2015: El delito de acoso. El acoso se considera coacción en tanto en cuanto impide o altera gravemente el desarrollo de su vida cotidiana. Este delito solo es perseguible mediante denuncia del agraviado.

El mismo artículo reseña las conductas que constituirían, de manera insistente y reiterada, delito de acoso:

  • Vigilar, perseguir o buscar cercanía física a otra persona.

 

  • Establecer o intentar establecer contacto con otra persona, a través de cualquier medio de comunicación o mediante terceros.

 

  • Mediante el uso indebido de los datos personales de otra persona, adquirir productos o mercancías o contratar servicios, o hacer que terceros se pongan en contacto con ella.

 

  • Atentar contra su libertad o contra su patrimonio, o contra la libertad o patrimonio de otra persona próxima a ella.

Todas estas acciones están penadas con prisión de seis meses a dos años, o multa de seis a veinticuatro meses. Cuando la víctima fuere especialmente vulnerable por edad, enfermedad o cualquier otra situación, se podrá imponer tan solo la pena de prisión de seis meses a dos años.

Si la persona agraviada fuera de las previstas en el artículo 173.2, la pena de prisión será de uno a dos años o trabajos en beneficio de la comunidad de sesenta a ciento veinte días. No será necesaria la denuncia en este caso.

Todas estas penas se impondrán sin perjuicio de las penas que corresponderían a los delitos en que se hubieran concretado los actos de acoso. Es decir, no excluyen otras posibles responsabilidades penales, sino que se suman entre ellas.

Si sufres alguna de estas situaciones, no te calles y denúncialo.



Si necesitas contactar con Abogados recomendados, no dudes en consultar nuestro directorio por especialidades:
Abogados Civil - Abogados Penal - Abogados Derecho de Familia - Abogados Derecho Administrativo -

Legadoo Abogados recomendados

Legadoo Abogados recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *