La solución a tus necesidades legales

Publicaciones sobre Matrimonialista

Añade una publicación

  Cerrar
  Cerrar
  Cerrar

Legadoo Legadoo
Abogados especialistas en divorcios en Zaragoza

El divorcio puede resultar en muchos casos una situación dramática por todo lo que conlleva sin embargo en la actualidad, la legislación vigente se encuentra muy avanzada y puede llegar a ser un proceso realmente rápido y sencillo.

En cualquier caso, el primer paso cuando una pareja se plantee el fin de su vida en pareja debe ser emprender la búsqueda de abogados especialistas en divorcios en Zaragoza que te asesorarán de la forma más adecuada y que mejor convenga a tus intereses, además de tramitar todo el papeleo que, por cierto, es mucho, como la redacción del Convenio Regulador de tu divorcio en caso de mutuo acuerdo, la demanda de divorcio o de separación de mutuo acuerdo, etcétera, todo ello en base a los procedimientos y trámites que legalmente se ajusten a cada situación.

En Zaragoza también podrás encontrar abogados especialistas en separación de parejas de hecho, inscritos o no en el registro correspondiente.

Los nuevos tiempos han sido capaces de combinar de una forma acertada tecnología y legislación hasta tal punto que ahora podrás tramitar tu divorcio de mutuo acuerdo on-line con la ayuda de los mejores abogados especialistas en divorcios de Zaragoza. Además, esta opción reduce enormemente los costes por lo que ya no te supondrá un sacrificio económico emprender una nueva vida en solitario.
El proceso será sencillo, económico, y nada traumático, aunque diferente según los casos; hablamos de divorcio simple o divorcio con hijos a cargo, pues éste último incluye factores adicionales como las pensiones.

Tu abogado especialista en divorcios en Zaragoza también te representará y defenderá tus intereses de forma presencial en su despacho y en cualquiera de los procesos relacionados con la vida en pareja como el divorcio de mutuo acuerdo del que hemos hablado, el divorcio contencioso, la separación matrimonial, la ruptura de parejas de hecho con o sin hijos a cargo, la nulidad matrimonial, reclamaciones por impago de pensiones alimenticias y/o compensatorias, etcétera

Legadoo Legadoo
El convenio regulador del divorcio.

Una duda que asalta a muchas personas a la hora de afrontar un divorcio es el de qué pasos deben dar. A estas personas les diría que hay dos formas de proceder para divorciarse: de mutuo acuerdo, redactando ambos cónyuges un convenio regulador, o enfrentándose uno al otro, lo que se conoce como divorcio contencioso.


Las ventajas de un divorcio en el que los casados estén de acuerdo son notables: todo será mucho más rápido y también más barato. Ello se debe a que no hay un juicio en sí, sino simplemente una ratificación del convenio por parte de un Juez.


Por lo tanto, de la actitud de los cónyuges dependerá el desarrollo del proceso de divorcio. Es interesante que el abogado de familia o Abogado Matrimonialista lleve a cabo una labor mediadora entre los dos, dirigida a conseguir que se pongan de acuerdo y redacten un convenio regulador sensato y beneficioso para los hijos (cuando los haya).


El convenio debe contener dos grupos de disposiciones, familiares y económicas. Su aspecto fundamental es el de la custodia de los hijos. Es un punto que el Juez estudiará con especial detalle. Los padres pueden decidir la custodia compartida o por uno sólo de ellos. Siempre deberá optarse por lo que sea más beneficioso para los hijos.


Por supuesto, aunque la custodia no sea compartida, el progenitor con quien no vivan tendrá derecho a visitarles y pasar tiempo con ellos. Se considera muy grave la vulneración de este derecho.


También pueden pactar los padres las visitas de los nietos con sus abuelos. Con esta medida se pretenden fortalecer los vínculos familiares de los menores.


El Código Civil no se olvida de la opinión de los hijos. Si son mayores de 12 años o están muy desarrollados intelectualmente, serán oídos por el Juez. Si este advierte que el régimen acordado por los padres no es el mejor posible, así se lo comunicará y tendrán que redactar otro convenio.


Otros aspectos sobre los que tienen que pactar son:


. El uso de la vivienda y el ajuar familiares: corresponderá, por regla general, a quien conviva con los hijos (aunque la vivienda pertenezca al otro).


. La liquidación del régimen económico del matrimonio: repartiéndose los bienes comunes y privativos.


. Tendrán que llegar a un acuerdo acerca de los gastos de manutención y educación de los hijos, que se repartirá proporcionalmente atendiendo a sus respectivos recursos.

. En algunos casos, cuando uno de los cónyuges vea muy mermada su situación económica, comparándola con la que tenía cuando estaba casado, el otro estará obligado a pagarle una pensión compensatoria. Para eso se tiene en cuenta la edad del necesitado, su nivel cultural, las opciones de encontrar un empleo, su dedicación pasada a la familia y, en definitiva, todas las circunstancias que tengan relevancia. Por supuesto, cuando mejore su situación o contraiga nuevo matrimonio, cesará dicha obligación.


Como se comentó al principio, es muy importante la existencia del convenio. Gracias a él el proceso puede resolverse en pocos meses (3 o 4) y, además, suponer un ahorro para los interesados de hasta 2.000€.

Publicidad
-




¿Tiénes dudas legales?
Click aquí para plantear tu pregunta