La solución a tus necesidades legales

Publicaciones sobre Abogados Negligencias Veterinarias

Añade una publicación

  Cerrar
  Cerrar
  Cerrar

Legadoo Legadoo
Abogados Especialistas en Negligencias Veterinarias. Responsabilidad veterinaria por negligencia, reclamaciones y denuncias.

Abogados Especialistas en Negligencias Veterinarias
Responsabilidad veterinaria por negligencia, reclamaciones y denuncias.

Legadoo Legadoo
Análisis del fundamento de la responsabilidad de un veterinario por un diagnóstico erróneo al perro del demandante, que acabó causándole la muerte.

A raíz del caso que vamos a analizar, la Sección 8ª de la Audiencia Provincial de Alicante tuvo ocasión de pronunciarse acerca de cómo se configura la responsabilidad de los veterinarios cuando tienen que diagnosticar a un animal, en esta ocasión un perro de la raza rottweiler, y de prescribir un tratamiento para sus dolencias.



Los hechos ocurrieron del siguiente modo: el dueño de un rottweiler acudió al veterinario porque el animal mostraba síntomas de dolor. Tras examinar al animal, el veterinario le diagnosticó una gastritis y le prescribió unas pastillas. Pasadas unas horas, y viendo que el perro no mejoraba, el propietario acudió a otro veterinario. Éste último, a sabiendas de que esa raza en particular tiende a desarrollar neumotórax, le practicó unas radiografías, confirmándose sus sospechas. Al cabo de pocas horas el animal murió.



El dueño del perro demandó al veterinario que erró en su diagnóstico, a la clínica en la que trabajaba, al propietario de la misma y a la aseguradora con la que tenía contratada la póliza de responsabilidad veterinaria. Sin embargo, el Juzgado de Primera Instancia nº 3 de Denia absolvió al veterinario, pues, a juicio de su titular, no se había demostrado que éste hubiera incurrido en negligencia profesional.
Recurrida la sentencia en apelación, los Magistrados de la Sección 8ª de la Audiencia Provincial de Alicante, D. Luis Antonio Soler Pascual, D. Francisco José Soriano Guzmán y Dña. Cristina Trascasa Blanco, plantearon la siguiente reflexión, de conformidad con lo establecido por el Tribunal Supremo para tales supuestos.



El veterinario, al tratar a un animal, se compromete a poner todos los medios y conocimientos que estén a su alcance para tratar de lograr su correcto diagnóstico y una sanación satisfactoria. No puede garantizar la curación del animal, sino hacer todo lo posible para conseguirlo. Por eso estamos ante un contrato de prestación de servicios, y no de obra, pues en este último caso el profesional se compromete a ofrecer un resultado concreto, lo que no puede asegurarse ni en el ámbito médico ni en el propio de la veterinaria.



Por otra parte, tampoco estamos ante un supuesto de responsabilidad extracontractual, ya que, como se acaba de comentar, existe un contrato que vincula al veterinario y al dueño del perro, obligándose este último a pagar el precio convenido y a proporcionarle, en la medida de sus posibilidades, el tratamiento prescrito por aquél.


Por eso la sentencia resolviendo la apelación estableció la responsabilidad del veterinario, al que condenó solidariamente, junto con el dueño de la clínica, a abonarle al dueño del perro los daños que se le habían causado, pero no a entregarle la cantidad necesaria para adquirir un nuevo perro de la misma raza, pues no se había acreditado probatoriamente su valor en el procedimiento.

Abogados Especialistas en Negligencias Veterinarias. Responsabilidad veterinaria por negligencia, reclamaciones y denuncias. Los profesionales ve...

Legadoo Legadoo
Reclamación de la dueña de una gata contra una veterinaria por negligencia profesional. Los hechos que dieron lugar a los procedimientos que vamos a analizar tuvieron lugar a comienzos del año 2012.


La dueña de una gata la llevó a una clínica veterinaria para que le practicaran una ovarohisterectomía. Un año y medio después de la intervención, dado el mal estado de la gata, acudió a un veterinario diferente para que la diagnosticase, descubriéndose gracias a la intervención efectuada que en el interior de la gata había una gasa olvidada.



Como consecuencia de las complicaciones derivadas del olvido de la gasa dentro del animal, éste acabó muriendo. De ahí que su dueña se decidiera a interponer una demanda contra la veterinaria que le practicó la ovarohisterectomía, reclamándole el valor del animal, el importe de las dos intervenciones y los daños morales sufridos. Representada por la abogada María Isabel Reyero Fernández



La titular del Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Denia desestimó todas las pretensiones de la demandante. Ésta, sin embargo, convencida de tener la razón, interpuso un recurso de apelación frente a la sentencia, del que conoció la Sección 4ª de la Audiencia Provincial de Alicante.



La Ponente de la sentencia que resolvió el recurso de apelación, Dña. Paloma Sancho Mayo, explica en su resolución que sí era exigible la responsabilidad a la veterinaria, pues en el cumplimiento de una relación contractual (contrato de arrendamiento de servicios) ésta había incurrido claramente en negligencia olvidando una gasa dentro de la gata, lo que acabó ocasionándole la muerte.


A pesar de ello, no condenó a la veterinaria a pagar a la dueña de la gata todas las cantidades que solicitaba. Veamos los razonamientos al respecto:


No procedía abonar el valor de la gata porque no se había acreditado que tuviese un valor pecuniario.

Sí era procedente, en cambio, indemnizarle por el importe de las dos operaciones (300 euros la primera y algo más de 700 la segunda).

Tampoco había acreditado la demandante/apelante los daños morales que reclamaba, por lo que no le fueron reconocidos.


De manera que la sentencia dictada en apelación estimó parcialmente las pretensiones de la dueña de la gata, resarciéndole el valor de las dos intervenciones a las que la sometió.

Abogados Especialistas en Negligencias Veterinarias. Responsabilidad veterinaria por negligencia, reclamaciones y denuncias. Los profesionales ve...
Publicidad
-




¿Tiénes dudas legales?
Click aquí para plantear tu pregunta