La solución a tus necesidades legales

Tan difícil es probar que un despido obedece al hecho de que la d...

Publicación de Abogados Portaley.com sobre Abogados Laboral Despido - 29 de septiembre de 2015

Añadir un comentario

Abogados Portaley.com Tan difícil es probar que un despido obedece al hecho de que la demandante formaba parte de un sindicato, como que existían motivos suficientes para despedir a la trabajadora.

Una de las dificultades añadidas a los problemas laborales entre trabajadores y empresarios es el de la prueba de las pretensiones de cada uno de ellos en un procedimiento judicial, especialmente cuando media entre ellos la cuestión sindical.

Si el trabajador pretende que la sentencia reconozca la nulidad de su despido, tendrá que demostrar que éste obedeció a sus actividades sindicales (manifestaciones, concentraciones, jornadas de huelga, etc…). El empresario, por su parte, es muy habitual que emplee en la carta de despido expresiones como las siguientes: “por bajo rendimiento a lo largo de los últimos meses”, “por falta de cumplimiento de los objetivos previstos”, “por desatención de los avisos enviados desde la Dirección”, etc…

Todo esto lleva a que, en multitud de ocasiones, las demandas laborales contengan dos pretensiones: la principal, solicitando que se declare la nulidad del despido, y la subsidiaria, para cuando aquélla no sea estimada, solicitando el reconocimiento de la improcedencia de la rescisión del contrato laboral.

Una trabajadora de Pamplona, por ejemplo, que trabajaba como pinche para una empresa de Catering, comenzó a tener problemas con sus jefes desde que éstos asumieran la gestión del servicio de un centro hospitalario. Hasta tal punto llegaron sus desencuentros, que decidieron prescindir de sus servicios.

En la carta de despido (que siempre ha de cumplir con ciertos escrupulosos requisitos, como señalar la causa que lo motiva) se le achacaba un bajo rendimiento, por culpa del cual no se habían alcanzado los objetivos esperados.

La perjudicada, antes de presentar una demanda ante el Juzgado Decano de Pamplona, intentó alcanzar un acuerdo en un acto previo de conciliación, que resultó sin avenencia. Los autos se repartieron al Juzgado de lo Social nº 1 de Pamplona, siendo titular del mismo la Magistrada-Juez Dña. María Teresa Reta Cárcamo.

La demandante no pudo acreditar que el motivo del despido fueran sus reivindicaciones sindicales, sobre todo teniendo en cuenta que éstas se desarrollaban fuera del centro de trabajo, de manera que era creíble la afirmación de la empresa de que las desconocía (además, de su nómina no se retraía ninguna cantidad en concepto de cuota sindical). Eso excluía un despido nulo por discriminación.

Por otra parte, la empresa tampoco pudo probar que las causas alegadas para el despido fueran ciertas. No fueron capaces de concretar el supuesto bajo rendimiento de su empleada, ni tampoco qué objetivos habían dejado de cumplirse.

La sentencia, por lo tanto, condenó a la empresa a elegir en el plazo de 5 días entre una de estas opciones, a saber: o readmitir a la trabajadora (con abono de los salarios dejados de percibir) o indemnizarle con 2.454 euros.

29 de septiembre de 2015   Tema: Abogados Laboral Despido   Comentar

Publicidad

Encuentra servicios legales

¿Tú también tienes dudas legales?

Cientos de abogados y profesionales jurísdicos responden vuestras preguntas

¡Pregunta ahora!
-




¿Tiénes dudas legales?
Click aquí para plantear tu pregunta