La solución a tus necesidades legales

Ejemplo práctico de un despido improcedente: cuando se despide a ...

Publicación de Abogados Portaley.com sobre Abogados Laboral Despido - 28 de septiembre de 2015

Añadir un comentario

Abogados Portaley.com Ejemplo práctico de un despido improcedente: cuando se despide a una trabajadora por desavenencias entre ella y los representantes de la empresa.

Cuando un despido no cumple los requisitos legales necesarios para llevarse a cabo, caben dos posibilidades: que sea declarado nulo o improcedente. El despido nulo es aquél que contraviene los derechos fundamentales del trabajador (se despide a una trabajadora por ser mujer o a un hombre por la religión que profesa, por ejemplo). El despido improcedente, por otra parte, es el que no ha respetado las causas del despido legalmente tasadas o el procedimiento para llevarlo a efecto.

De ahí que muchas veces se solicite, en las demandas laborales, una pretensión principal (nulidad del despido) y, en su defecto, otra de carácter subsidiario (improcedencia) para cuando la primera sea desestimada.

En todo este proceso se vio envuelta una trabajadora, monitora deportiva, que llevaba un par de años enfrentándose reiteradamente a la dirección de su empresa. En el año 2012 les ganó un juicio a sus jefes por modificación sustancial de las condiciones de trabajo. Ese mismo año volvió a demandarles, esta vez porque consideraba excesiva la suspensión durante 30 días de empleo y sueldo. En este caso llegaron a un acuerdo, limitando la suspensión a 15 días.

Posteriormente, en el año 2014 la empresa recibió quejas de tres madres de los alumnos de la monitora (enseñaba a niños pequeños, de entre 3 y 4 años, a nadar). Ése fue el motivo que sus jefes esgrimieron para despedirla, a lo que ella respondió con una demanda (tras intentar sin efecto un acto de conciliación).

Los hechos fueron conocidos por el Magistrado-Juez del Juzgado de lo Social nº 1 de Cartagena, D. Carlos Contreras de Miguel. El Magistrado desestimó la pretensión principal de la demandante, pues el despido no había sido nulo, sino, en todo caso, improcedente. Sin embargo, para estimar la improcedencia no atendió a los motivos alegados en la demanda.

El despido no se podía fundar ni en el acoso a la trabajadora por parte de sus jefes ni en unas presuntas represalias por las demandas del año 2012 (no se presentaron pruebas que lo certificasen). A pesar de ello, el Magistrado, tras analizar las quejas de las madres, consideró que éstas no eran lo suficientemente graves como para fundamentar un despido (las madres se quejaban del poco tacto de la monitora, sobre todo comparándola con el anterior).

Así que, en cumplimiento del Estatuto de los Trabajadores, se condenó a la empresa a optar, en el plazo de 5 días, entre readmitir a la despedida (con abono de los salarios intermedios) o indemnizarle con 26.552 euros.

28 de septiembre de 2015   Tema: Abogados Laboral Despido   Comentar

Publicidad

Encuentra servicios legales

¿Tú también tienes dudas legales?

Cientos de abogados y profesionales jurísdicos responden vuestras preguntas

¡Pregunta ahora!
-




¿Tiénes dudas legales?
Click aquí para plantear tu pregunta