La solución a tus necesidades legales

Para que el condenado a indemnizar los daños y perjuicios derivad...

Publicación de Abogados Portaley.com sobre Reclamación por accidente de tráfico - 21 de septiembre de 2015

Añadir un comentario

Abogados Portaley.com Para que el condenado a indemnizar los daños y perjuicios derivados de un accidente de tráfico pueda apelar la sentencia, es necesario que consigne la cantidad impuesta por el Juez y los intereses legales.

Aunque nuestro ordenamiento jurídico reconoce el derecho a la segunda instancia, es decir, a que la primera sentencia de un Juez sea revisada por otro de superior categoría en el escalafón, sin embargo, en algunos casos el ejercicio de un recurso necesita del cumplimiento de determinados requisitos para su admisión.

Ése es el caso de la apelación para los que hayan sido condenados a pagar una indemnización en concepto de daños y perjuicios derivados de un accidente de circulación. Para que el condenado pueda apelar la sentencia, es preciso que consigne en el Juzgado tanto la cantidad a la que se le haya condenado como los intereses y las costas procesales.

El Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo, máximas instancias judiciales de nuestro país, coinciden en destacar que dicho requisito posee un carácter preceptivo, esto es, imprescindible. Eso significa que sin consignación no hay recurso de apelación posible (tampoco el de casación ni el extraordinario por infracción procesal). El artículo 449.3 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LEC) lo establece claramente.

De todas formas, hay un aspecto que debe tenerse presente. Lo que exige la LEC es que el depósito se realice antes de presentar el recurso (ya que, de lo contrario, éste será inadmitido). Si lo que sucede es que no se presenta, junto con el recurso, el justificante de haber realizado el depósito, en ese caso sí será posible la subsanación posterior. Por lo tanto, únicamente es subsanable el olvido consistente en no demostrar que el depósito se ha realizado, pero no la omisión del depósito en sí.

Se trata, por lo tanto, de un requisito de carácter estrictamente procesal, que deberán tener muy en cuenta los abogados que hayan conseguido una condena para sus clientes, pues esa simple omisión impide el ejercicio de la apelación. Lo que se persigue con esta medida es garantizar que el demandante cobre, si finalmente la apelación es desestimada, tanto la cantidad reclamada como los intereses legales que ésta devengue.

Un ejemplo de lo mencionado lo encontramos en el caso que se desarrolló ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 1 de Almadén y la Sección 1ª de la Audiencia Provincial de Ciudad Real, constituida por los Ilustres Magistrados Dña. María Jesús Alarcón Barcos, D. Luis Casero Linares y Dña. María Pilar Astray Chacón.

El Juzgado condenó a la demandada (Generali Seguros), el 9 de diciembre de 2014, a indemnizar a la parte demandante con 23.680 euros (cantidad intermedia entre los 37.994 euros reclamados por la afectada y los 4.950 euros ofrecidos por la aseguradora). Llegado el momento de interponer el recurso, la compañía de seguros no consignó la cantidad por completo, ya que omitió los intereses legales. Eso llevó a los Magistrados de la Audiencia a desestimar la admisión del recurso el 9 de julio de 2015, en cumplimiento de lo ordenado por la LEC para esos casos.

21 de septiembre de 2015   Tema: Reclamación por accidente de tráfico   Comentar

Publicidad

Encuentra servicios legales

¿Tú también tienes dudas legales?

Cientos de abogados y profesionales jurísdicos responden vuestras preguntas

¡Pregunta ahora!
-




¿Tiénes dudas legales?
Click aquí para plantear tu pregunta