La solución a tus necesidades legales

La Audiencia Provincial de Madrid analiza, dentro de un procedimi...

Publicación de Abogados Portaley.com sobre Abogados - Delitos contra la seguridad vial - 16 de septiembre de 2015

Añadir un comentario

Abogados Portaley.com La Audiencia Provincial de Madrid analiza, dentro de un procedimiento por un delito contra la seguridad vial, dónde se encuentra el límite para que la conducción temeraria se transforme de infracción administrativa en delito.

La conducción temeraria, entendida como aquella que implica un desprecio manifiesto contra las reglas de la circulación y la seguridad del tráfico rodado, constituye en principio una infracción de carácter administrativo. Sin embargo, cuando la conducta del infractor ponga, además, en riesgo la vida o la integridad física de otros usuarios de la vía (otros conductores, pasajeros o peatones), los hechos se tipificarán como delito, con el consiguiente agravamiento de las sanciones a imponer, pues éstas adquirirán la condición de penas.

El límite existente, por lo tanto, entre el delito y la infracción de la normativa administrativa circulatoria constituyó el aspecto central del procedimiento que se pasa a exponer. El 28 de diciembre de 2009 un individuo, contra el que había una orden de detención policial en el marco de la investigación de un delito, fue identificado por una dotación policial mientras conducía por las calles de Madrid. En ese momento se inició una breve persecución que finalizó con la evasión del sospechoso.

A partir de la matrícula del vehículo se pudo dar con el evadido, que fue juzgado por un delito contra la seguridad vial: conducción temeraria. El Juzgado de lo Penal nº 3 de Madrid le consideró culpable, por lo que le impuso las penas de 3 meses y 1 día de prisión y 6 meses y 1 día de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores (concurría la circunstancia atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas).

El condenado recurrió la sentencia en apelación. Los autos llegaron, respetando las normas del reparto de asuntos, a la Sección 1ª de la Audiencia Provincial de Madrid, constituida en aquel momento por los Ilustrísimos Magistrados D. Alberto Molinari López-Recuero, D. Alejandro María Benito López y D. Carlos Águeda Holgueras.

El recurso pretendía la absolución del recurrente. Según él, los cristales del vehículo en el que presuntamente circulaba estaban tintados, de manera que los agentes difícilmente pudieron identificar al conductor. Éstos, por su parte, mostraron total seguridad en el juicio en el sentido de afirmar que era el acusado quien conducía el vehículo que se dio a la fuga, al que conocían por ser un delincuente habitual de la zona.

Los Magistrados respetaron el testimonio de los policías. Sin embargo, llevaron a cabo un análisis detallado del límite que existe entre la infracción administrativa de conducción temeraria y el delito del mismo tenor. Para condenar por este último se requiere un peligro efectivo para otros usuarios de la vía, peligro que no se llegó a producir en el caso enjuiciado. Así se podía deducir, al menos, de las declaraciones de los agentes: sólo se había saltado dos semáforos en rojo, superado la velocidad máxima permitida y zigzagueado entre otros vehículos.

En conclusión, la conducta del sospechoso no podía considerarse delictiva. Eso suponía que la sentencia recurrida tenía que ser revocada, absolviendo al acusado de responsabilidad criminal por los hechos que se le habían imputado.

16 de septiembre de 2015   Tema: Abogados - Delitos contra la seguridad vial   Comentar

Publicidad

Encuentra servicios legales

¿Tú también tienes dudas legales?

Cientos de abogados y profesionales jurísdicos responden vuestras preguntas

¡Pregunta ahora!
-




¿Tiénes dudas legales?
Click aquí para plantear tu pregunta