La solución a tus necesidades legales

Apelación de un hombre que había sido condenado por proferir algu...

Publicación de Abogados Portaley.com sobre Delito de amenazas y coacciones - 15 de julio de 2015

Añadir un comentario

Abogados Portaley.com Apelación de un hombre que había sido condenado por proferir algunas amenazas por WhatsApp a su mujer, de la que se estaba divorciando.

La pareja protagonista de este procedimiento judicial se encontraba en trámites de divorcio, en noviembre del año 2014, cuando el hombre, movido ciertamente por la frustración de la situación que estaba viviendo, le hizo llegar a su mujer, a través de la aplicación de mensajería WhatsApp, determinados comentarios de carácter ofensivo.

Además, los hechos se completaron el 2 de diciembre de 2014. Aquel día la mujer del acusado se encontraba en el interior de su vehículo acompañada de los dos hijos del matrimonio. Él se acercó y le hizo algunos comentarios hirientes. Sin embargo, no consta que la agrediese ni que le causase ningún tipo de lesión.

Los comentarios a los que nos referimos eran del siguiente tenor: “a todo el mundo le llega su hora”, “tu padre tiene los días contados”, “se sale de la cárcel, pero no del hoyo”, “eres una puta”, etc…

La mujer decidió denunciar los hechos, que fueron enjuiciados por el Juzgado de lo Penal nº 33 de Madrid. Le consideraron responsable de un delito continuado de amenazas en el ámbito familiar (artículo 171 del Código Penal), por el que le impusieron las penas de 70 días de trabajos en beneficio de la comunidad, privación del derecho a la tenencia y porte de armas durante 3 años y prohibición de acercarse a su mujer (a menos de 500 metros) o de comunicarse con ella durante 2 años.

Sin embargo, le absolvieron del delito de malos tratos familiares (artículo 153 del Código Penal), pues, como ya se ha mencionado, no se pudo acreditar que agrediera a la víctima.

El condenado recurrió la sentencia ante la Audiencia Provincial de Madrid, siendo competente la Sección 27ª de la misma. Tres eran las Magistradas encargadas de resolver el recurso: Doña María Tardón Olmos, que actuaba en calidad de Ponente, Doña Consuelo Romera Vaquero y Doña María Teresa Chacón Alonso.

El abogado del recurrente esgrimía, en favor de su defendido, que los comentarios que había hecho a su mujer no podían considerarse constitutivos de un delito de amenazas. Éstas tienen que ser graves, serias, susceptibles de intimidar a la víctima con la comisión de un delito… y no se daban todas esas circunstancias exigidas por el Tribunal Supremo.

La Audiencia revocó la primera sentencia y declaró absuelto al hombre de toda responsabilidad penal por los hechos enjuiciados. Así quedó establecido el 23 de marzo de 2015. Las costas del recurso se decretaron de oficio (ninguna de las partes tenía que abonarlas).

15 de julio de 2015   Tema: Delito de amenazas y coacciones   Comentar

Publicidad

Encuentra servicios legales

¿Tú también tienes dudas legales?

Cientos de abogados y profesionales jurísdicos responden vuestras preguntas

¡Pregunta ahora!
-




¿Tiénes dudas legales?
Click aquí para plantear tu pregunta