La solución a tus necesidades legales

Recurso frente a una sentencia absolutoria por un delito de coacc...

Publicación de Abogados Portaley.com sobre Delito de amenazas y coacciones - 02 de junio de 2015

Añadir un comentario

Abogados Portaley.com Recurso frente a una sentencia absolutoria por un delito de coacciones contra la exmujer del acusado.

El punto de partida de la sentencia que vamos a ver lo marca el divorcio de un matrimonio en el año 2008. En el convenio regulador del divorcio se dispuso que la mujer se quedaría, previo pago de la mitad que correspondía a su marido, con la vivienda que pertenecía a ambos, para vivir en ella con sus hijos, y también que asumiría el resto del pago de la hipoteca.

Tres años después del divorcio ella aún no había procedido a cambiar el contrato del suministro de agua, que todavía seguía a nombre de su exmarido. Éste, indignado por la situación, intentó dar de baja el contrato, enviándole un mensaje de texto a su exmujer en el que le decía que, si no quería que le cortaran el agua, debía acudir a las oficinas de la empresa suministradora y dar de alta un nuevo contrato, esta vez a su nombre.

Ella se sintió intimidada y presentó denuncia por un delito de coacciones (artículo 172 del Código Penal). Sin embargo, la Magistrada del Juzgado de lo Penal nº 7 de Sevilla no estimó las pretensiones de la acusación, absolviendo al acusado. Entonces el abogado de la denunciante presentó recurso de apelación contra la sentencia, fundamentado en el error en la apreciación de la prueba.

Del recurso conoció la Sección 4ª de la Audiencia Provincial de Sevilla, que dictó sentencia el día 27 de enero de 2015. Según el Ponente de la misma, Don José Manuel de Paul Velasco, el razonamiento de la Magistrada que había juzgado los hechos en Primera Instancia era el adecuado.

Los hechos probados no podían ser, en ningún caso, constitutivos de un delito de coacciones, pues éstas requieren un elemento de violencia que aquí brillaba por su ausencia. Tampoco podían ser considerados como falta de coacciones (artículo 620 CP). Quizá los hechos fuesen recriminables desde el punto de vista ético, pero nunca desde el prisma penal. Por otra parte, también es verdad que la mujer había dispuesto de varios años para poner a su nombre el contrato del agua.

Por eso la Audiencia Provincial confirmó la primera sentencia, ratificando la absolución del acusado. A pesar de ello, no observaron mala fe en la presentación del recurso, de modo que declararon el pago de oficio de las costas procesales.

02 de junio de 2015   Tema: Delito de amenazas y coacciones   Comentar

Publicidad

Encuentra servicios legales

¿Tú también tienes dudas legales?

Cientos de abogados y profesionales jurísdicos responden vuestras preguntas

¡Pregunta ahora!
-




¿Tiénes dudas legales?
Click aquí para plantear tu pregunta